En el contexto de los alegatos ante La Haya por la demanda boliviana de negociar una salida al mar con Chile, algunos parlamentarios han propuesto intercambiar soberanía marítima por soberanía terrestre. Las reacciones no se han hecho esperar.

Ahora fue el senador DC Jorge Pizarro quien instaló la polémica: durante la segunda jornada de alegatos en La Haya el parlamentario dijo que no se cierra a la posibilidad de concretar un intercambio territorial con Bolivia.

El legislador expresó para CNN Chile que “si el día de mañana hay alguna alternativa distinta que sea justa para los chilenos, que garantice soberanía y que no signifique una imposición de nadie sobre nadie, por qué no, nunca podemos cerrarnos a eso sobre todo en un mundo que va cambiando”.

Con esta declaración Pizarro se suma a las criticadas palabras del senador Alejandro Guillier, quien propuso en los días previos a los alegatos en La Haya intercambiar con el país vecino mar por territorio.

Sin embargo el gobierno chileno ha sido claro al respecto, y ha señalado en múltiples ocasiones que no está en juego ni un centímetro de soberanía chilena.

De hecho, al concluir este martes el alegato de Bolivia en La Haya, el canciller Roberto Ampuero fue enfático al declarar que la soberanía se mantiene íntegra, y que deben saberlo en La Paz.

“En estos alegatos orales Bolivia comenzó planteando que solo pedía una mesa de negociación para sentarse junto a nuestro país a conversar el tema de acceso, sin embargo ha terminado hoy exigiendo territorio chileno. Quiero subrayar y reiterar que no existe nada pendiente en materia limítrofe con Bolivia, quiero que eso se sepa, se repita y lo tenga claro el país vecino”, expresó.

Para el director del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, profesor José Morandé Lavín, se puede tener una opinión distinta a la postura oficial del Estado de Chile, sin embargo ésta se debe discutir en las instancias adecuadas.

En ese sentido, no considera prudente las declaraciones del senador Pizarro, tomando en cuenta sobre todo su cargo político y el contexto judicial en que se encuentra nuestro país.

“Generalmente Chile ha tenido una política de Estado en materia vecinal, y en el caso particular de la relación con Bolivia, hoy no admite la posibilidad de salirse de esos cursos normales de política oficial, de política de Estado. Sí puede uno tener una opinión divergente muchas veces de la propuesta oficial, pero esa opinión divergente se debe discutir en otro nivel, en otro plano, y no a través de la prensa, pues esto puede obstaculizar el proceso judicial que está en el tribunal de momento que salen declaraciones que pueden ser contraproducentes para la posición oficial de Chile”, opinó.

Sin embargo, no todos quienes ocupan cargos de autoridad se reservan su opinión. Ha habido, por ejemplo, matices del Partido Comunista y del Frente Amplio que en algunos casos se ha traducido en apoyar públicamente la demanda marítima de Bolivia. De hecho, llamó la atención que ambos sectores no asistieron al Palacio de La Moneda para seguir los alegatos junto al presidente Sebastián Piñera.

La diputada frenteamplista Gael Yeomans ha declarado abiertamente su apoyo a la demanda marítima, de hecho, fue una de las tres parlamentarias que se tomó una foto con el mandatario Evo Morales cuando este asistió al cambio de mando presidencial.

La parlamentaria, perteneciente a Izquierda Libertaria, manifestó que Chile no debe cerrarse a ninguna posibilidad, y que debe entablar un diálogo con Bolivia de modo que ambos países lleguen a un acuerdo común, donde ninguno salga perjudicado. En ese sentido, no descartó ninguna posibilidad ni propuesta sobre el tema.

“Lo que a nosotros nos parece es que la judicialización de la relación que ha existido entre nuestros países no resolverá el conflicto. En eso nosotros creemos que hay que abrirse a la posibilidad, ya sea ahora o con posterioridad, de conversar entre los Estados para encontrar una solución conjunta, que nos beneficie a ambos países. Ésa es la postura que tiene el Frente Amplio al respecto”.

La propuesta de ceder mar por territorio no es nueva, de hecho en plena dictadura militar se firmó el Acuerdo de Charaña, en el cual se planteó este “trueque” con Bolivia. El mismo sector político que apoyó el régimen militar, hoy rechaza de plano la propuesta del intercambio.

Crédito: Camilo Villa J. – Diario UChile

 




No tags for this post.