La cárcel para líderes indígenas que abogan por el medioambiente, y, por otro lado, la organización de la COP25, son contradicciones que sorprenden a organizaciones extranjeras sobre el actuar del Estado chileno, señaló quien, junto a Belén Curamil, representó al lonko durante la premiación.

“Hubo personeros ligados a la ONU y sospechamos que también a Michelle Bachelet, quienes llamaron a la Fundación Goldman para que Alberto Curamil no recibiera el premio ‘Nobel Verde’”.

De esta manera dio a conocer Miguel Melín, los pormenores que sucedieron en Estados Unidos antes de que el Lonko recibiera el importante reconocimiento mundial por su labor contra la instalación de dos proyectos hidroeléctricos en el Rio Cautín.

El integrante de la Alianza Territorial Mapuche junto a la hija de Alberto Curamil, Belén, fueron los representantes y quienes viajaron a San Francisco, Estados Unidos, para recibir el galardón, el pasado lunes 29 de abril.

El también profesor intercultural mapuche, Miguel Melín, precisó que personas vinculadas a la Organización de Naciones Unidas y eventualmente a la ex mandataria Michelle Bachelet, intentaron utilizar su situación procesal actual y los cargos que se le imputan, como argumento para que la Fundación Goldman, que otorga el premio al líder ambientalista, se retractara de tal decisión.

“Hubo personeros que no están radicados en Chile, nos hemos reservado el nombre de quien estuvo llamando a integrantes del jurado, con el fin de hacer una campaña para bajar a Alberto de la premiación, resaltando un supuesto perfil violento y ligado a una organización extremista. Eso fue desde Naciones Unidas, una persona que no creemos que haya sido la ex mandataria Michelle Bachelet, pero tenemos sospecha que está ligado a ella”, afirmó.

Recordemos que el Lonco Alberto Curamil, se encuentra desde hace nueve meses en prisión preventiva en la cárcel de Temuco, acusado de participar en una acción criminal en la comuna de Galvarino. Ahí espera la realización de un próximo juicio oral.

El integrante de la Alianza Territorial Mapuche, Miguel Melin, destacó además la incredulidad de líderes ambientalistas presentes durante la premiación, ONGs y fundaciones ligadas a los derechos humanos, ante la contradicción del Estado de Chile, que por una parte publicita la cumbre del cambio climático más importante del mundo, como es la COP25, y por otro lado, recluye a los líderes indígenas que precisamente luchan contra la arremetida empresarial extractivista, compañías que precisamente están lejos de políticas activas para cuidar y proteger el planeta.

“Organizaciones extranjeras que se preparan para la cumbre COP25 creían que los pueblos originarios de acá estaban incluidos y participaban activamente en la articulación del foro, sin embargo, la sorpresa de ellos es grande al saber que no es así, y que incluso el líder ambientalista mapuche premiado con el Nobel Verde se encontraba en la cárcel. Ahí surge la contradicción sobre el actual del Estado, quien impulsa la importante reunión, pero al mismo tiempo invisibiliza a las comunidades y persigue a sus representantes que luchan por la preservación del equilibrio ecológico y la defensa del agua”, argumentó.

Al respecto, la hija del Lonko Alberto Curamil, Belén Curamil, quien también subió al escenario a recibir el premio Goldman, manifestó la importancia que significa el galardón para contribuir a la liberación de su padre.

“Una experiencia increíble, con múltiples muestras de solidaridad, no es como acá en Chile, aquí hay racismo. Por eso, el premio nos da fuerza para seguir luchando, que la situación en la que se encuentra mi papá se visibilice y pueda salir en libertad. El sábado voy a visitarlo, porque mucha gente llegó a la cárcel contándole como yo había hablado, entonces él está súper orgulloso”, aseveró.

En abril de 2018 se registró el asalto a la Caja de Compensación Los Héroes en la comuna de Galvarino, región de la Araucanía. Una llamada telefónica anónima vinculó a Alberto Curamil al hecho delictivo y fue el inicio de este proceso penal que hoy lo mantiene recluido en un centro penitenciario. Sin embargo, testigos aseguran que el Lonko no estaba en Galvarino ese día, si no que se encontraba realizando labores habituales en el Lof Radalko, en Curacautín. mientras su defensa asegura que el líder ambientalista mapuche fue arrestado debido a presiones empresariales producto de su papel en la lucha para frenar el avance de los proyectos hidroeléctricos transnacionales Alto Cautín y Doña Alicia.

Crédito: Rodrigo Fuentes – Diario UChile

 

 

 




No tags for this post.