En medio de la polémica por el vencimiento de 23 mil tarros de leche de fórmula, el Ministerio de Salud cerró una nueva compra equivalente a 96 mil toneladas del mismo producto de Danone. Profesionales de la salud critican la “irreponsabilidad” de la secretaría de Estado no solo por los 685 millones de pesos gastados sino, principalmente, por el negativo impacto que el plan de alimentación podría tener en la primera infancia.

En medio de los cuestionamientos por la millonaria compra de tarros de leche, el Ministerio de Salud habría adquirido 120 mil nuevas unidades para ampliar el plan piloto de alimentación en lactantes menores de seis meses de vida.

Según se puede revisar en el proceso de adjudicación, Novofarma Service (nombre legal de la empresa Danone) proveerá al Ministerio un total de 96 mil toneladas de la fórmula alimenticia Nutrilon Premium, venta equivalente a 576 millones de pesos más IVA.

Radio y Diario Universidad de Chile pudo acceder de manera exclusiva a los documentos del negocio licitado el 28 de junio, momento en el que aún no se tenía un informe que evaluara el impacto sanitario en el cambio de fórmula de inicio entregada en los centros asistenciales.

Este 16 de octubre se conocieron los detalles del proceso, en medio de la polémica suscitada tras el informe de Contraloría que objeta la compra de 87 mil tarros de este mismo producto, luego de conocerse que 23 mil unidades habían vencido en las bodegas del ministerio sin ser distribuidos a los consultorios.

Según indicó el ente supervisor, será la propia subsecretaría de Salud, a cargo de Jaime Burrows, quien deberá devolver la suma equivalente a las leches de fórmula malogradas.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el diputado de Renovación Nacional, Leopoldo Pérez pidió la renuncia del subsecretario, principalmente por la compra actualmente imputada por la Contraloría. A su vez, planteó la falta de un informe médico, un respaldo profesional, que determine la superioridad del complemento alimenticio Nutrilon Premium 1 con relación a la leche Purita: “No hay estudio porque el Ministerio le encargó a la Universidad de Chile llevar adelante una investigación, la que termina seis meses antes de la fecha comprometida para la entrega del documento”.

El impacto en la lactancia materna



El problema no solo estaría en el volumen de la compra sino en las consecuencias sanitarias de este, puesto que no está determinado cómo el nuevo plan de salud podría interferir con la lactancia materna exclusiva que desde la Organización Mundial de la Salud se establece para menores de seis meses.

En esa línea, la nutrióloga Cecilia Castillo criticó la decisión: “Me parece una actitud imprudente del ministerio, considerando que hay una serie de objeciones de Contraloría en relación con la aplicación de la primera parte del plan y de la investigación sumaria por el tema”.

Además lamentó el impacto que el proyecto podría tener en el fortalecimiento de la lactancia materna: “Desgraciadamente las evidencias internacionales demuestran que cuando se entregan gratuitamente las fórmulas no se promueve la lactancia materna. Las fórmulas son de uso profesional, hay que entregarlo con supervición, lo que hace el Ministerio es reemplazar la Purita por esta fórmula que no cumple con los criterios médicos sino que es un producto de venta masivo”.

La especialista además puso en cuestión el discurso prolactancia desarrollado por el Minsal, principalmente, porque las cifras en las que avalan los “espacios recuperados” por la alimentación exclusiva con leche materna, estarían alterados. Según describe la Organización Mundial de la Salud, los menores de seis meses solo tendrían que ser alimentados con leche materna, sin incluir jugos o agua en las comidas diarias. Sin embargo, el Ministerio habría redefinido la norma estableciendo que en Chile un niño se alimenta exclusivamente de leche materna cuando en un noventa por ciento de las veces recibe este tipo de alimentación, lo que formalmente se conoce como alimentación complementaria.

“Hay una intencionalidad por montar esto de la manera que lo hacen. Nuestra principal crítica es a la gestión del Gobierno, no solo es entregar fórmula y decir que creemos en la lactancia materna, para fortalecerla es necesario un compromiso de todos y en la política pública, por ejemplo, no existe un programa que apúnte a la promoción de la lactancia materna. Es un bonito discurso, pero no hay un apoyo real”, concluyó la profesional.

Crédito: Paula Campos – Diario UChile

 







No tags for this post.