publicidad-webypunto-300x250

Este domingo los vecinos de Til Til se manifestaron en contra de la instalación de una nueva planta de residuos industriales que operará en la localidad. La comuna ya tiene varios vertederos, una planta de cerdos, industrias contaminantes de diversos sectores y dos relaves mineros.

Con una intervención urbana a las afueras del Metro Universidad de Chile, los vecinos de Til Til se manifestaron en contra del proyecto Centro Integral de Gestión de Residuos Industriales (CIGRI) de la empresa Ciclo Chile, el cual estará ubicado a 3 kilómetros de la localidad de Rungue.

La planta, aprobada el 29 de diciembre por la comisión de evaluación ambiental de la Región Metropolitana, será construida en 43 hectáreas y, según algunas estimaciones, recibirá el 75 por ciento de los residuos peligrosos de la Región.

El proyecto a cargo de la empresa Ciclo Chile, almacenará los desechos tóxicos que no tienen cabida en los vertederos de basura, como baterías e hidrocarburos, y aunque estará operativo durante 30 años, es posible que los materiales queden en el lugar para siempre.

Alejandro Rojas, representante de la Corporación de Desarrollo Coherente en Til Til, señaló que la situación que vive la comuna en términos medioambientales es insostenible, agregando que existe una “carga enorme de basurales y chancherías. En Rungue y Montenegro son insoportables los olores. La carga medioambiental negativa que hay acá es enorme. No es que haya solo una planta, estamos sobre cargados con estos temas”.

Actualmente Til Til se encuentra rodeada de vertederos, alberga industrias contaminantes de diversos sectores, cuenta con dos relaves mineros y una planta de cerdos, además de la cárcel de Punta Peuco.

Alejandro Rojas advirtió que la planta de tratamiento de residuos industriales tendrá consecuencias en las futuras generaciones, quienes deberán convivir para siempre con materiales tóxicos.

Si bien la Corporación de Desarrollo Coherente no tiene otra salida fuera de la oposición rotunda a la instalación de esta planta, ya que el tratamiento de materiales tóxicos es algo muy difícil de desarrollar, si ha buscado soluciones para la basura que diariamente llega a la comuna. De este modo, la agrupación se encuentra actualmente trabajando en un proyecto que intenta generar energía a partir de los desechos que se almacenan en los vertederos.

“Lo que hay acá son rellenos sanitarios, entonces  los residuos se van acumulando y siempre van aumentando. Nosotros estamos planteando una solución que crea energía con la basura para ocuparla en un cien por ciento”, explicó Rojas.

Para que el proyecto no se realice, tanto los vecinos como las autoridades comunales han presentado documentos al Consejo de Ministros, el Tribunal Medioambiental y la justicia ordinaria. De acuerdo a lo señalado, si no logran revertir la situación por medio de esas tres instancias, apelarán a la Justicia Internacional.

La sentencia del Plan Regulador

Carlos Escobar, Consejero Regional de la provincia de Chacabuco, explicó que la razón de que Til Til sea una de las comunas con más vertederos, se debe a que el Plan Regulador de la Región Metropolitana no se ha modificado en 20 años respecto a esta materia.

“En el plan regulador de 1997, se determinó que tanto en la comuna de Lampa como en la de Til Til se podían instalar todo tipo de vertederos. Pero resulta que ya han pasado veinte años, hoy el territorio y el desarrollo de la Región son otros. Los vecinos están empoderados, tienen voz y están bien informados. Yo creo que hoy podemos revertir la situación y pensar a futuro hacer un nuevo plan regulador para que todas las comunas tengan la posibilidad de recibir residuos”, señaló el consejero.

Para Patricio Herman, presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, el tema de fondo tiene que ver con un comportamiento clasista que han tenido los gobiernos al establecer, a través de un Plan Regulador, que los desechos se depositen solo en algunas comunas.

“Los políticos que diseñan las normas, establecen que los cementerios, las plantas de residuos y todo lo que es malo y nadie quiere, se pueda emplazar en las comunas más pobres de la Región Metropolitana”, comentó Herman.

Según explica el presidente de Defendamos la Ciudad, las normas de mayor jerarquía contenidas en el Plano Regulador Metropolitano están sobre las planificaciones de las comunas, por lo que aunque exista la tecnología para desarrollar una planta de residuos en cualquier territorio, esto no puede llevarse a cabo debido a las disposiciones actuales.

El presidente de Defendamos la Ciudad agregó que es un contrasentido que la normativa del uso de suelo permita que los desechos de una Región se vayan solo a una localidad, cuando lo que corresponde es que quien bote basura solucione los problemas de su consumo.

Crédito: Karina Palma – Diario UChile