El viudo de Joan Florvil concedió una entrevista a la revista Qué Pasa en la que dio cuenta de su dura realidad luego de la muerte de su pareja. El haitiano señaló estar arrepentido de haber venido a Chile, país que, según declara, le ha mostrado todo lo malo que no vivió en su país de origen.

En entrevista con revista Qué Pasa, Wilfrid Fidele, la pareja y padre de la hija de la haitiana Joan Florvil, sinceró sus sentimientos a siete meses de ocurrida la muerte de la mujer.

Fidele explica las razones que lo trajeron a Chile, luego de que Florvil le confesara que esperaba una hija de él, y da cuenta del proceso de rápida adaptación que tuvo que llevar luego del extraño deceso de su pareja.

Florvil había sido detenida por abandono de su hija, luego de dejarla a cargo de un funcionario de la Oficina de Protección de Derechos de Lo Prado, acusación de la cual terminó absuelta por la justicia.

Su pareja afirma estar arrepentido de haber arribado a Chile, declarando que “Chile me enseñó todas las cosas malas que nunca viví en mi país. Aquí vivo en una pieza encerrado. Chile me enseñó la miseria”. “Creo que todos saben que lo que ocurrió con Joane es un abuso. Y en ese sentido, yo sólo he estado esperando a que el gobierno responda por lo que hizo. Ellos cometieron un error que costó la vida de una persona. Y de eso ya se dieron cuenta” agregó”.

“Yo ya no tengo nada. Lo gasté todo para venir a Chile. Y aunque quisiera volver, volvería sin nada. Si tengo la oportunidad de irme a otro país con mejores oportunidades, lo haría, ni muerto me quedaría aquí. No estoy acostumbrado a quedarme encerrado. Es una prisión. Para mí y para una niña tan chiquitita”, sentenció.

El haitiano, además, le quita responsabilidad al Sename de lo ocurrido: “No puedo culpar a Sename de lo que me pasó. Si alguien es responsable es la persona que acusó a Joane de abandonar a la bebé en la OPD y que hizo que mi hija terminara en un hogar, lejos de ella. Yo no estoy enojado ni molesto, pero lo que pasó nunca va a salir de mi cabeza. Nunca”.

Crédito: Diario Uchile