publicidad-webypunto-300x250

Perú lleva nueve días entrenando, llevará sus propias provisiones a Argentina para evitar sobresaltos y consiguió que su máxima figura se sume antes a las prácticas. La contraposición con Argentina

Argentina es una obsesión. Es una idea fija que gira y gira en la cabeza de Perú. Es el paso clave. El escollo que puede quebrar una racha de 35 años sin asistir a un Mundial. El jueves llegará a una Bombonera repleta para disputar buena parte de su suerte en las Eliminatorias. Y eso requiere una preparación especial.

Ricardo Gareca realizó una preparación como si Perú fuese a jugar la final del mundo. La primera señal se dio con el inicio de las prácticas, siete días antes del comienzo de los entrenamientos de su rival de turno.

Allí se hicieron presente 11 futbolistas, de los 28 citados por el Tigre. Todos ellos jugaban en el torneo local. Como forma de apoyo, la Federación Peruana de Fútbol (FPF) decidió postergar todos los partidos de los equipos que tenían profesionales citados al combinado nacional.



Otro de los detalles fue la negociación con el Flamengo de Brasil para conseguir la liberación del capitán Paolo Guerrero antes de lo previsto. “Son los partidos más importantes de mi carrera”, advirtió el atacante sobre los choques ante Argentina y Colombia al arribar a Lima.

El capitán Paolo Guerrero logró que el Flamengo le permita sumarse antes a la práctica (EFE)

El sábado los jugadores ya quedaron concentrados de cara al compromiso del jueves y, además, la delegación peruana llegará a la Argentina el miércoles por la noche con sus propios suministros de agua, comida y gaseosas para evitar posibles intoxicaciones que generen un problema inesperado.

Como si todo esto fuese poco, el entrenador tomó medidas extremas de seguridad y llevó acabo un plan de contraespionaje para evitar que Sampaoli filtre a personas de su confianza para investigar las prácticas de Perú.

Acorde a la preparación que está llevando a cabo, el técnico fue tajante en su apreciación:“Nuestro momento es el ideal para enfrentar a cualquier selección y en cualquier escenario”.

Argentina vivió la previa en las antípodas de su rival. Su mejor jugador llegó a 48 horas del partido, sólo podrá realizar tres prácticas, jugó la fecha del torneo local con normalidad descuidando a los citados y el estado del campo de juego de la Bombonera, y, para colmo, todavía no hay claridad sobre el equipo que saltará a la cancha.

Argentina puede quedar afuera del Mundial por primera vez en 47 años. Perú pretende volver a ser mundialista después de 35 años. ¿Quién llega mejor preparado para hacer trizas las estadísticas?

Crédito: Infobae