A la 9 de la noche y en cadena nacional, Michelle Bachelet, realizó el anuncio de lo que correspondería a la etapa final de su proceso constituyente, a días de que entregue el gobierno en manos de Sebastián Piñera.

“Espero que esta nueva etapa del proceso constituyente termine en una nueva Constitución aprobada por todos los chilenos mediante un plebiscito. ¡Viva Chile!”

Así finalizó la presidente Michelle Bachelet su discurso en cadena nacional en el que informó del envío de un proyecto de reforma constitucional para cambiar la Carta Fundamental de 1980.

En su programa de gobierno, la Presidenta puso como marca fundamental la elaboración de una nueva Constitución Política la que sería realizada mediante un proceso “participativo, institucional y democrático”. De esa forma, se hizo la convocatoria a toda la ciudadanía a un proceso de diálogos y consultas ciudadanas.

La Primera Mandataria hizo un llamado a los parlamentarios a discutir y llevar un debate “con altura de miras” para lograr el reemplazo de una Carta Fundamental que “es ilegítima en su origen y nacimiento”, según expresó durante la transmisión.

“Una invitación al diálogo”
El secretismo que ha impuesto el Ejecutivo en la redacción del mensaje instaló la molestia de los partidos de la Nueva Mayoría por ser marginados de la construcción del texto, por lo mismo la Democracia Cristiana, el PPD y El Partido Radical han expresado que debieron haberles consultado con antelación al ingreso del proyecto.

Por un lado está la incertidumbre de las colectividades, pero según señalaron desde La Moneda, están conscientes de que deben entregar una propuesta de reforma que satisfaga a los partidos.

Víctor Maldonado, subsecretario de la Secretaría General de la Presidencia, explicó a nuestro medio que el texto que será presentado esta semana debería ir en la línea de disminuir la discusión entre todos los sectores de “centro izquierda”, desde la DC hasta el Frente Amplio.

“Un proyecto de estas características, particularmente la visión de la Presidenta sobre la reforma constitucional, es una invitación al diálogo, porque no puede ser otra cosa. No creo que muestre muchas novedades, porque mientras más novedades más debate se va a producir en la centro izquierda que con la derecha”, señaló Maldonado.

El subsecretario y militante de la Democracia Cristiana cambió el matiz a las críticas realizadas por algunos integrantes de la Nueva Mayoría de que esto sería sólo un proyecto “testimonial”.

“Nosotros nos comprometimos a tener un texto y nuestra obligación es presentarlo, pero la vida es como es y los gobiernos terminan. La pregunta es si vamos a responder a la palabra empeñada y la respuesta es sí”, dijo.

Hasta el momento se han especulado sobre algunos puntos. La misma presidenta Bachelet indicó que el grupo de abogados que trabaja en la redacción del texto estudia la forma de que la Constitución establezca la igualdad de sueldos entre hombres y mujeres.

Otro punto que se ha deslizado, según indicaron fuentes cercanas al Tribunal Constitucional, es la implementación de modificaciones profundas a dicho organismo, con el fin de restringir sus atribuciones y evitar que siga con su perfil de “tercera cámara”, algo que complicó varios proyectos de este gobierno que ya termina.

El contenido de la anunciada reforma debería darse a conocer en las próximas horas para convertirse así en otro de los eslabones del denominado “legado” de la administración de Michelle Bachelet.

Crédito: M. Alarcón y C. Carvajal – Diario UChile

 




No tags for this post.