El fracaso de la Consulta Indígena, la baja aprobación ciudadana y las magras cifras económicas motivaron un largamente anunciado ajuste ministerial que dejó fuera de las secretarías de Estado a José Ramón Valente, Roberto Ampuero y Susana Jiménez.

Una encuesta CEP con un 25 por ciento de aprobación a su gestión, fue la antesala de un largamente anunciado cambio de gabinete.

Aunque en un principio se habló de un ajuste, con el transcurso de las horas, fuentes al interior de La Moneda comentaron de un verdadero remezón en el equipo cercano el Primer Mandatario. Sin embargo el comité político se mantuvo intacto.

Esta es la segunda modificación en la nueva administración de Sebastián Piñera, luego de la salida de los ministros de Educación, Gerardo Varela, y Cultura, Alejandra Pérez, en agosto pasado.
Con la introducción del subsecretario Ubilla, se dio inicio a la ceremonia en el salón Montt Varas en que se aceptó la renuncia de Roberto Ampuero, José Ramón Valente, Alfredo Moreno, Emilio Santelices, Juan Andrés Fontaine y Susana Jiménez

Enroques, retornos y salidas
Luego de las malas evaluaciones del Canciller Ampuero, es Teodoro Ribera, luego de una breve titularidad en Justicia en el primer mandato de Sebastián Piñera, quien ocupará la cartera de Relaciones Exteriores a partir de este jueves.

En Economía, Fomento y Turismo asume Juan Andrés Fontaine dejando Obras Públicas.

Sebastián Sichel, hasta hoy vicepresidente de CORFO, asume la cartera de Desarrollo Social en reemplazo de Alfredo Moreno, quien a su vez se traslada al ministerio de Obras Públicas.

Jaime Mañalich vuelve la primera arena política para reemplazar a Emilio Santelices en Salud quien sale definitivamente del equipo de secretarios de Estado.


En cuanto a las salidas, la ministra Susana Jiménez, que debió enfrentar la polémica de la implementación de los medidores inteligentes, dejó el gabinete para ser reemplazada por Juan Carlos Jobet, exministro de Trabajo durante la primera administración del presidente Piñera y que es cercano a Evópoli.

Crédito: Claudia Carvajal y Camilo Villa – DiarioUChile