publicidad-webypunto-300x250

La Presidenta Michelle Bachelet firmó este lunes el proyecto de matrimonio igualitario con propuesta de adopción homoparental. La iniciativa contempla además la eliminación de la causal de homosexualidad para justificar un divorcio. Judith Schönsteiner, investigadora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, valoró el envío de la ley y aseguró que “se tienen que abordar temas de este tipo sobre todo cuando involucra la educación de los niños”.

La Presidenta de la República firmó este lunes el proyecto de ley que permite el matrimonio entre parejas del mismo sexo, iniciativa que había sido comprometida por su administración y anunciada en la última Cuenta Pública ante el Congreso.

El texto propone varios cambios a la legislación actual, siendo la modificación del concepto de matrimonio en el artículo 102 del Código Civil la más sustancial, sustituyendo la parte que señala que dicha institución se realiza entre un hombre y una mujer, abriéndolo a una “unión entre dos personas”.

La Mandataria informó además que un niño o niña podrá ser adoptado indistintamente por un matrimonio heterosexual u homosexual por el solo hecho de ser cónyuges, sin necesidad de modificar la ley de adopciones”.

Se establece además que las expresiones “cónyuges”, “marido y mujer”, “padre y madre”, serán aplicables también a las parejas del mismo sexo. En materia patrimonial, el régimen estándar será el de separación total de bienes, el cual podrá sustituirse por la participación en los gananciales si los cónyuges así lo desean.

Judith Schönsteiner: “Cuesta mucho en Chile aceptar los derechos del que es diferente”

“La deuda principal del Estado chileno es una ley de identidad de género que permita garantizar los derechos de las personas trans en materia de salud y educación” afirmó la investigadora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, Judith Schönsteiner, respecto de los compromisos adquiridos por Chile, con entidades internacionales, en materia de equidad de género.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, la investigadora señaló que “Las personas trans son un grupo que sufre una violencia de manera más grave otros grupos” y agregó que “si ellos no hacen la transición, muchas veces terminan en el suicidio”.

Para Judith Schönsteiner  existe un vínculo entre los proyectos de matrimonio igualitario y de equidad de género y que apunta a terminar con la discriminación que sufren las personas por rasgos específicos.

En ese sentido recordó que si bien el derecho internacional no obliga a legislar respecto del matrimonio igualitario, sí establece que se deben garantizar ciertos criterios que en nuestro país no se están cumpliendo “no hay una obligación directa en el derecho internacional de reconocer el matrimonio igualitario, lo que sí hay es que no se trate distinto por identidad género y orientación sexual y ahí cabe el matrimonio igualitario”, señaló.

Sobre este punto la académica señaló que “los niños que conforman una familia con parejas del mismo sexo no tienen los mismos derechos que los otros niños y ese es un tema que hay que tratar con urgencia”.



Respecto de si habrá tiempo durante esta administración para sacar estos proyectos adelante, la investigadora reconoce que es difícil pero que eso no impide que se pueda seguir avanzando en la materia “es probable que este proyecto no avance tanto, lo que no podemos hacer como país es no hacernos cargo de estos problemas y en ese sentido creo que es importante realizar una discusión honesta y no vincular el avance de los proyectos”, afirmó.

La investigadora finalizó señalando que “en Chile, cuesta mucho aceptar los derechos del que es diferente” y añadió que “se tiene que abordar temas de este tipo sobre todo cuando involucra la educación de los niños”.

Crédito: P. López y C. Medrano – Diario UChile








No tags for this post.