publicidad-webypunto-300x250

Luego de un nuevo cruce de palabras entre la DC y el PC en medio de las negociaciones por el reajuste al sector público, la Nueva Mayoría decidió suspender la reunión fijada para este lunes a las 20.30 en La Moneda, y en la cual se trataría de alcanzar un acuerdo para destrabar el conflicto salarial y el paro de los funcionarios.

A pesar que las diversas declaraciones y señales de parte de los partidos de la Nueva Mayoría de haber superado la crisis gatillada por la negociación del reajuste al sector público, este lunes por la noche nuevamente los integrantes de la Nueva Mayoría, específicamente la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, se entreveraron en un nuevo cruce de palabras que terminó por cancelar la reunión programada para las 20.30 de este lunes en La Moneda, pese a que la versión oficial esgrimida fueron problemas de agenda y horario.

El abortado encuentro tenía como objetivo destrabar las negociaciones sobre el incremento salarial a los funcionarios públicos, razón por la cual los trabajadores deberán seguir esperando una solución, mientras continúan en paro.

Todo había empezado de manera auspiciosa para la Nueva Mayoría a primera hora de esta jornada, cuando los siete presidentes de los partidos oficialistas llegaron a Palacio para tomar parte del comité político ampliado, en circunstancias que hasta última hora se dudaba de la presencia del Partido Comunista, luego que la colectividad se ausentara de la reunión que la noche de este domingo sostuvieron los presidentes oficialistas en la casa de la senadora y presidenta del PS, Isabel Allende, justamente para limar asperezas con los comunistas. Encuentro al cual no llegó el PC.

Si bien, en diversas declaraciones de los asistentes a la reunión manifestaban que la crisis generada por el rechazo de la semana pasada al reajuste, y sobre la cual responsabilizaron desde la Nueva Mayoría, se daba por superada, voces al interior del conglomerado dejaron entrever la sorpresa e incomodidad que generó la inasistencia, sin previo aviso, de los representantes comunistas.

A la salida del comité político de este lunes, e intentando dar señales de normalidad, todos los partidos confirmaron que la crisis estaba superada y que esta noche se reunirían para destrabar el conflicto por el incremento del salario de los funcionarios públicos. No obstante, bastó que el presidente del PC, diputado Guillermo Teillier, señalara a los medios de comunicación que el resto de los partidos del oficialismo habían reconocido que la declaración en contra del PC de la semana pasada, responsabilizándolos del rechazo al reajuste, había sido un error y que así lo reconocieron desde el resto de los socios de coalición, para que nuevamente reflotara la crisis.

Primero fue la presidenta de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, que en horas de esta tarde escribió en su cuenta de Twitter que los “Dichos de Teillier no se ajustan a lo conversado, lamentable tergiversar diálogo. Reiteramos contenido de declaración. Formas deben mejorar”.

El líder del PC respondió a través de la misma red social señalando que “Resulta que ahora tergiverso conversaciones. Estaría bueno que la corten”.

Se suma así un nuevo capítulo a esta telenovela que ha significado para la Nueva Mayoría la negociación por el reajuste al sector público, que ha resultado ser un calvario para el Gobierno, que ha visto cómo el oficialismo se ha rebelado en contra del ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, a quien responsabilizan por no dar su brazo a torcer en las conversaciones con los trabajadores, a lo que se añade las críticas que se han levantado en contra de la Presidenta Bachelet por no estar presente en este proceso. Recordemos que la Mandataria se encuentra de viaje en Marruecos, por la cumbre del cambio climático.

Además, durante esta jornada ha trascendido que el Gobierno contaría como aliado en su cruzada por aprobar el reajuste del 3,2 por ciento al sector público, a los parlamentarios de Chile Vamos, quienes se han manifestado dispuestos a apoyar el incremento a los funcionarios públicos, previa aprobación de un protocolo de acuerdo que regule -en el futuro- la definición del reajuste a partir de parámetros objetivos o un panel de expertos.

Expertos proyectan continuidad del PC en la Nueva Mayoría 

Han sido días de tensión entre el Partido Comunista (PC) y la Nueva Mayoría. Después que la coalición de Gobierno evidenció sus desencuentros con la colectividad, después del rechazo al reajuste del sector público y la declaración de los presidentes de las colectividades, responsabilizado a los comunistas, el partido ha entrado en un proceso de reflexión en torno a su rol en el conglomerado.

Al respecto, este lunes el presidente del PC, Guillermo Teillier salió al paso de dicha situación, dejando el tema como “superado”, y dijo que si bien no esperaba unas disculpas, desde la coalición sí reconocieron que se había cometido un error al efectuar esa declaración.

En tanto, en la interna se ha intensificado el trabajo político para tomar definiciones respecto a esta relación con la agrupación de partidos de Gobierno. Desde el interior del partido expresan que optarán por mantener la disciplina y continuar en la Nueva Mayoría, en función al programa de Gobierno de Michelle Bachelet. Sin embargo, sectores apuntan a la posibilidad de conversar con nuevos referentes, como el Frente Amplio.

¿Mantenerse en la Nueva Mayoría o pensar en nuevos caminos? Se hace patente la pregunta acerca de la pertinencia del partido en la Nueva Mayoría, y si es que esta relación le conviene a la colectividad, pensando en el futuro.

A juicio del analista político y director del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Universidad de Chile, Ernesto Águila, se presenta un escenario digno de evaluar frente a la primera elección sin sistema binominal, considerando que el acuerdo con la Nueva Mayoría le permitió poder instalar parlamentarios en el congreso y generar su bancada.

“En el contexto de una elección con un sistema proporcional, ellos podrían tener un poco de mayores posibilidades de obtener parlamentarios sin este acuerdo con la Nueva Mayoría, pero tendrían para eso aliarse con las otras fuerzas, esto que se llama el Frente Amplio. Desde el punto de vista parlamentario y de espacio en el Gobierno, evidentemente que le conviene al Partido Comunista permanecer en la Nueva Mayoría. Pero, desde el punto de vista político, también es cierto que la presencia de ellos en la Nueva Mayoría les está haciendo perder bastante ascendientes e influencias en el mundo social”

En la misma línea, el cientista político del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Alejandro Olivares, opinó que no sería del todo conveniente para el PC abandonar la coalición de Gobierno, debido al aprendizaje adquirido de cómo negociar con este bloque. Dijo que sus posibilidades electorales continúan siendo mayores dentro de la Nueva Mayoría, que si se acopla con los nuevos referentes.

“Si se consolida una alternativa hacia la izquierda, como los que unos están promoviendo esta lógica de un Frente Amplio, el Partido Comunista podría salir y podría formar parte de ese bloque y podría tener perfectamente un muy buen desempeño. Pero eso es algo que es teórico, porque depende en la medida que este bloque pueda constituirse como tal, pueda asegurar una cantidad importante de candidatos a diputados, y pueda competir en todos las comunas, en todos los distritos del país. De no ser así, al Partido Comunista, en la lógica de mantención del ejercicio del poder, le conviene quedarse con la Nueva Mayoría”.

Para el sociólogo y académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, Manuel Antonio Garretón, la crisis entre el PC y la Nueva Mayoría está propiciada por sectores de la Democracia Cristiana (DC) que pretenden levantar sus propios planteamientos dentro de la coalición, develando la incomodidad de compartir ese espacio con los comunistas.

Frente al impasse del rechazo al veto presidencial y posterior declaración pública, dijo que la DC actuó de mala fe y de manera “impresentable”, y que si bien al Partido Comunista le conviene permanecer en la Nueva Mayoría para poder preservar lo ganado con el pacto, si no se le dan las condiciones, la alianza no tendría un futuro próspero.

“Un nuevo proyecto de Gobierno que sea mayoritario y en el cual se pueda aportar, no sólo del punto de vista testimonial y crítico, evidente que le conviene al Partido Comunista, peor sobre todo le conviene a la Nueva Mayoría que el Partido Comunista no se salga. Y hay que darle las condiciones que la Democracia Cristiana no le da a través de muchos de sus personeros, para que el partido pueda desarrollar sus posiciones”.

El politólogo concluyó que esta seguidilla de pugnas entre la Democracia Cristiana y el Partido Comunista propician el fin de la Nueva Mayoría, sería el suicidio de todos los partidos que la componen, dado el escenario actual. En tanto, también apunta a que el PC puede ser la puerta de negociación entre la misma coalición oficialista y los nuevos referentes de izquierda que se posicionan en la arena política.

Crédito: Claudio Garrido – Diario UChile