Tras la ofensiva militar en Siria, el gobierno de Trump ya realiza los preparativos para implementar nuevas presiones contra Bashar al Asad ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Por su parte, Moscú amenaza con tomar represalias si esto se concreta.

El presidente ruso Vladimir Putin declaró este domingo que si Washington decide tomar nuevas medidas contra Siria, ello llevaría “inevitablemente” a un caos en las relaciones internacionales.

Esto luego que la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, advirtiera de nuevas represalias contra el gobierno de Bashar Al Asad en caso que se utilicen nuevamente armas armas químicas contra la población civil.

Se trata de las primeras advertencias de represalias por parte del primer mandatario ruso luego de los ataques mancomunados entre los ejércitos de Estados Unidos, Francia e Inglaterra. Aunque luego de ejecutada la acción militar, Putin criticó el actuar de Trump y sus aliados, hasta ahora sus respuestas habían sido más bien cautas y principalmente se habían basado en la petición de aprobación de una resolución de condena a los ataques por parte de la Organización de Naciones Unidas que, finalmente, no prosperó.

Según se lee en el comunicado de prensa del Kremlin, “Vladimir Putin, en particular, hizo hincapié en que si continúan tales acciones cometidas en violación de la Carta de Naciones Unidas, conducirán inevitablemente a un caos en las relaciones internacionales”.

El documento señala también que el mandatario iraní, Hassan Rouhani, coincide con el presidente ruso en que los bombardeos de la madrugada del sábado afectaron seriamente la posibilidad de una resolución política del conflicto sirio.

Nuevas sanciones
Nikki Haley , embajadora de Estados Unidos ante la ONU, en entrevista con la cadena de televisión estadounidense CBS, anunció que su país considera la imposición de nuevas sanciones en el ámbito económico económicas contra empresas “que estaban tratando con equipos” relacionados con el presunto uso de armas químicas del gobierno sirio.

La respuesta del subdirector del comité de Defensa de la cámara alta del parlamento ruso, Evgeny Serebrennikov, no se hizo esperar y manifestó que Moscú se encuentra preparada para enfrentar tales medidas.”Son difíciles para nosotros, pero causarán más daños a Estados Unidos y Europa”, dijo el político a la agencia estatal RIA.

Previo al ataque de los Tomahawk en territorio sirio, Rusia había amenazado con un posible enfrentamiento bélico si el país norteamericano atacaba al país de Medio Oriente . El propio embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, manifestó que no era posible descartar una guerra”entre su país y Estados Unidos, si la Casa Blanca se decidía a atacar Siria.

Los ataques de la madrugada del sábado fueron justificados por Estados Unidos en una presunta evidencia de que Siria usó gas sarín y cloro en sus ataques contra población civil.

Crédito:Claudia Carvajal G – Diario UChile