Para el sociólogo, el Presidente Sebastián Piñera dio un paso en falso, del que se va a arrepentir largo tiempo: “Decir que estamos en guerra, sumando (al cuadro) las fuerzas policiales y militares en la calle, lo que provoca es un daño enorme a la imagen internacional”. Además, agregó que el tener a los militares en la calle, hace que en el exterior “reaparezca” el fantasma de la dictadura.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, el analista internacional, Raúl Sohr se refirió a la imagen internacional del país, luego de las masivas protestas y las medidas tomadas por el gobierno para detenerlas.

En ese contexto señaló que hay un pasado y un futuro para nuestro país: “Creo que hay un quiebre muy importante, ¡un antes y un después!, según lo señalan los medios internacionales. Esa idea que teníamos sobre una buena casa en un mal barrio, según indican ellos mismos, ya no es tan así, puesto que ahora somos parte de ese mismo barrio”.

Sobre el éxito del modelo neoliberal, el también periodista reflexionó: “El tono de la prensa ha sido señalar que la inequidad, la desigualdad, son insostenibles en el tiempo, que las cifras que daba Chile en su economía, no daban cuenta de cómo estaba distribuido ese ingreso, donde la gran mayoría quedaba excluida de ello. Eso es lo que se destaca internacionalmente: la constatación de que la inequidad era insostenible”.

Para el sociólogo, el momento internacional, que incluye a quienes son aliados económicos y políticos del presidente Sebastián Piñera, hoy se hacen preguntas sobre el real éxito del sistema instaurado en nuestro país: “Muchos de los aliados políticos que ponían a Chile como la Suiza de América Latina hoy comienzan a señalar dudas. Probablemente, Chile va a dejar de ser el modelo. Ese modelo de desarrollo económico, de orden, de estabilidad, se ha hecho trizas. Lo que ha ocurrido estos días es romper una imagen (que había sido) construida sobre el silencio de gente descontenta”.

En cuanto al Mandatario, que a juicio de Sohr “había tenido un éxito importante internacionalmente, como el haber logrado que la APEC y la COP25”, hoy las cosas han cambiado. “Creo que el Presidente dio un paso en falso, del que se va a arrepentir mucho tiempo. Decir que estamos en guerra, sumando (al cuadro) las fuerzas policiales y militares en la calle, lo que provoca es un daño enorme a la imagen internacional, levantando dudas sobre si se hace o no la APEC, por ejemplo, porque es probable que los invitados digan que no quieran venir”.

Así, y dejando en el pasado la imagen de un país donde, incluso, se hablaba que los líderes chinos y estadounidenses podrían firmar la paz económica, lo que miran los grupos de avanzada de estas grandes cumbres internacionales es “un movimiento social sin una cabeza visible”, que hace imprevisible lo que pueda pasar: “Estamos frente a protestas si un líder, entonces nadie puede asegurar que bajo la gran presencia mediática de algo como la APEC, no se vayan a volver a levantar estas protestas”.

Para Sohr es probable, incluso, que los líderes internacionales le hagan un llamado de atención a Sebastián Piñera: “La imagen general es que en Chile se han cometido abusos importantes. ¡Quince muertos, es muchísimo! Pongamos, por ejemplo, a Hong Kong donde no ha habido ni un solo muerto en más de dos meses de masivas protestas. ¡En Chile hay quince en cinco días!, donde algunas de esas muertes no han sido debidamente explicadas. Además de eso, los arrestos, en medio de manifestaciones pacíficas… Hay muchas preguntas que deben ser contestadas por las autoridades, y esa es la imagen que están viendo desde el exterior”.

Avanzando en la solución, el analista destacó las medidas mencionadas por el Mandatario, como el primer paso a caminar. Sin embargo, insistió en la necesidad urgente que los militares dejen de estar en las calles. “Chile no es un país que se caracterice por los saqueos. La movilización de vecinos es un buen síntoma de responsabilidad en los barrios. De manera que poner al país en una sensación de crisis generalizada por el accionar de unos pocos, habla de los problemas del gobierno a nivel de inteligencia para poder detectar a quiénes son”, en esa lógica, tener a los militares en la calle “es tirarle bencina al fuego”.Además, agregó que esta decisión del gobierno de decretar Estado de Emergencia y toque de queda en distintos puntos del país, hace que la comunidad internacional recuerde las peores postales de nuestra historia: “Chile pasó a ser el símbolo de la dictadura, por ejemplo, el primer lugar en el mundo donde se usó un estadio para torturar… En ese sentido, una generación entera de europeos se movilizó en solidaridad con Chile. Lo que pasa hoy es que ese fantasma reaparece”.

 

Crédito: Diario UChile




No tags for this post.