Ya semanas de terminar el año legislativo, la duda principal es si se logrará terminar este primer fragmento de la reforma general a la educación o tendrá que seguir tramitándose con el nuevo Congreso y la administración venidera.

El Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, conversó con Radio y Diario Universidad de Chile sobre el cierre de este año legislativo y la urgencia por despachar la Ley de Educación General, mientras participaba en la inauguración del nuevo Polideportivo del Campus Juan Gómez Millas de la casa de estudios.
El doctor Vivaldi llamo al Gobierno ha cumplir con su compromiso, el que espera sea respetado. “Nosotros hemos sido funcionales a la ley y tenemos, hasta hoy, observaciones muy importantes al estado actual de la ley, se las hemos hecho saber al gobierno, se las hemos hecho saber a las máximas autoridades. Son nuestras percepciones sobre las leyes, tanto de reforma a la educación superior, como a la reforma de universidades estatales y confiamos en que se aprueben los dos proyectos, puesto que el compromiso es casi definitorio de la gestión de este gobierno en torno a estos temas”.
Profundizando en el fondo de la normativa, el Rector de la Universidad de Chile planteó que espera “que se apruebe de una manera sustantiva, que se reconozca el rol de las universidades públicas en Chile y que la nueva ley de universidades estatales vuelva a reconocer el compromiso que el Estado, en representación de la nación, tiene con una educación pluralista, laica e inclusiva en el sistema superior. Una ley de la cual el estado se responsabiliza y, que por otra parte, sea capaz de resguardar la regulación y la calidad del sistema en su conjunto”.
Respecto al nuevo contexto político al que se enfrentan los rectores y la reforma, Ennio Vivaldi se mostró llano al diálogo con el presidente electo. “El país hizo una elección de presidente de Chile, nosotros somos una universidad del Estado de Chile y desde luego vamos a conversar con él y él va a estar interesado en generar un diálogo con nosotros, porque no creo que este nuevo gobierno vaya a dejar el buen actuar o dejar de hacer esfuerzos para que las leyes salgan antes”.
Autonomía y financiamientos de universidades públicas
Otro de los temas que ha marcado la discusión ha sido la autonomía con que funcionan las universidades públicas, con la que deciden sus líneas de investigación, autoridades, planes y programas. Todo esto desde el pensamiento público que integra, no solo a la comunidad educativa, sino que al país dentro de sus proyecciones y espacios en cuanto a infraestructura y reflexión.
Por lo mismo y desde el primer momento, el Rector Vivaldi, en su rol de representante de la comunidad educativa, planteó que “la autonomía es un tema que ha contaminado a personas del propio gobierno, ideas absolutamente obtusas y absurdas en términos de que se ha instalado una discusión en que se plantea que la universidad es capturada por sus comunidades. Eso no es problema en ningún lugar del mundo y no ha sido nunca un problema en la historia de Chile. Uno puede perfectamente bien compatibilizar dos conceptos que son absolutamente complementarios: la autonomía de las universidades con el compromiso y el trabajo conjunto que hacen con el resto del Estado”.
El también presidente del Consorcio de Universidades del Estado (Cuech) explicó que “las universidades estatales tienen que crecer en su matrícula. La gente prefiere a las universidades estatales, porque son mucho más eficientes en cuanto al porcentaje de graduados, así como la empleabilidad. Hoy son las preferidas por los jóvenes y, objetivamente, los primeros lugares de preferencias de las universidades”.
Con dichos antecedentes Vivaldi plantea con certeza la solución para el financiamiento: “No cabe duda que es necesario expandir la matrícula en las universidades estatales. Lo otro es que debe haber un sistema de financiamiento basal a las universidades estatales, eso es consustancial con la idea de universidad estatal, por algo el Estado se hace cargo de esas universidades, por lo tanto, habrá que conversar y reforzarlo”.
Al finalizar, el Rector advirtió que para el trabajo con la nueva administración se tienen algunos puntos que se deberán resguardar. “Tendremos nuestros puntos de vista de cómo garantizar la inclusión, cómo evitar que las universidades se trasformen en negocio y, sobre todo, cómo evitar que los jóvenes y sus familias no sean víctimas de situaciones en las cuales se estén endeudando con proyectos y créditos que no tienen un buen término, porque no son beneficiosos para ellos ni en la calidad de educación que reciben, ni en las posibilidades de la capacidad de empleabilidad que van a tener después. Son temas que hay que discutir pausadamente”.

Crédito: Francisco Velásquez – Diario UChile