A través de una carta se plantea la preocupación que existen ante la insistencia del Mineduc por volver a la presencialidad, así como también el rechazo a que las subvenciones en pandemia se vinculen con el regreso a clases.

Diputados, apoderados, el Colegio de Profesores y representantes de otros gremios vinculados a las comunidades educativas entregaron esta jornada una carta en La Moneda. El texto, que va dirigido al presidente Sebastián Piñera, aborda el proyecto de subvenciones en pandemia, la incorporación del contagio por COVID-19 al seguro escolar y también la necesidad de realizar una mesa de trabajo permanente para el regreso a clases presenciales.

En el texto se menciona que si bien el proyecto de subvenciones presentado por el Gobierno y que está en el Congreso es necesario, condicionar estos aportes al regreso a clases presenciales no es ir por el camino correcto.

“No se justifica favorecer a algunos establecimientos educacionales con una mayor subvención en consideración a su pronto retorno a clases presenciales, como se plantea en el proyecto de ley. Ello le resta esa posibilidad a los establecimientos que, por fuerza mayor o razones justificadas, no pueden hacerlo por carecer de la infraestructura indispensable, no contar con condiciones de seguridad, o porque sus comunidades escolares no se sienten preparadas para el retorno por haber decidido priorizar la salud de los niños, niñas y de trabajadores”, dice el texto.


Junto a ello se plantea que en los establecimientos efectivamente existe anhelo de volver a la normalidad educativa, pero que esto debe ser con las condiciones de salud e infraestructura adecuadas para garantizar seguridad a toda la comunidad escolar.

“Junto con conformar una Mesa de trabajo para estudiar y concordar las medidas de preparación y reingreso, resulta recomendable mantener las actividades educativas en forma remota y aprovechar intensamente el último período del año escolar para dialogar con las comunidades educativas y consensuar participativamente un eventual retorno a clases presenciales para el 2021”, dice el documento.

Al respecto, el diputado PPD Rodrigo González, vicepresidente de la Cámara y uno de los adherentes a este texto, indicó que “para el regreso a clases lo que se requiere es una política de Estado, una política de país, no puede ser solo una política estrecha manejada administrativamente desde un ministerio. Es un tema demasiado importante para todo Chile el si los niños regresan a clases, cómo lo hacen, si lo pueden hacer en forma segura, si se toman las medidas y las providencias para mejorar y se entregan los recursos para mejorar la infraestructura, para asegurar el distanciamiento de los niños, para que se tomen las medidas pedagógicas de un buen regreso a clases”.

“Lo que queremos es de verdad volver a clases pero tiene que ser en condiciones seguras, no sacrificando a los niños, no exponiéndolos a contagios, no sacrificando a los asistentes a la educación, a los profesores, a las educadoras de párvulos y para esto se requiere una política de estado”, expresó el diputado.

Al texto también suscribe el Colegio de Profesores y su presidente Mario Aguilar expresó que “es absurdo suponer que alguien esté feliz de que los colegios estén cerrados, que alguien este contento, satisfecho, cómodo, con esta situación porque es exactamente lo contrario”.

“Esta es una situación absolutamente anormal, que altera nuestras vidas, que altera el funcionamiento de la educación chilena. Somos los primeros que vivenciamos eso, no es que lo observemos a distancia desde una oficina, lo vivenciamos diariamente, pero queremos volver cuando las condiciones sanitarias garanticen la seguridad y las salud de las personas y creemos que en estos momentos esas condiciones no están. Por eso hemos dicho que se conforme una mesa de trabajo, que lo hemos propuesto desde mayo, donde estemos todos”, dijo.

En tanto, desde los apoderados Dafne Concha, vocera de la Coordinadora de  padres y apoderados por el derecho a la educación (CORPADE), señaló que el foco del ministro Figueroa debe estar en proyectar el 2021 más que insistir el 2020.

“En vez de estar repitiendo tanto discurso vacío lo que debería estar haciendo es implementar el regreso para el 2021. Dónde está la intervención del ministro en las escuelas, cómo está preparando la infraestructura, cuál es el presupuesto que maneja para contratar nuevo personal, para fortalecer la educación, cuáles son las intervenciones que está haciendo para darle conectividad y entregarle garantías a las familias de que puedan tener alguna continuidad educativa, ninguna. Lo único que vemos es que se pasea por matinales, lo vemos haciendo discursos, llamando una y otra vez a que volvamos a clases. No ha entendido nada”, comentó.

De esta forma, en la carta entregada se propone modificar el proyecto de ley sobre pago de subvenciones, instruir al ministro de Educación para que deje sin efecto el instructivo que ordena la reanudación de actividades de los jardines infantiles en la Araucanía, Aysén y Los Ríos; disponer que se paguen desde el inicio del año escolar las subvenciones de la educación de adultos, escuelas de reinserción, educación especial e internados, la incorporación al seguro escolar el contagio por COVID 19 y sus secuelas y, finalmente, convocar a una Mesa de Trabajo permanente con participación de diversos actores educativos y del área sanitaria.

Entre los firmantes del texto están diversos alcaldes, organizaciones sociales ligadas a la educación en sus diversos niveles y áreas, y parlamentarios y parlamentarias de oposición tanto de la Cámara como del Senado.

Crédito: DiarioUChile