Ricardo Ezzati recibió en 2006 la nacionalidad gracias a Michelle Bachelet.

La Comisión de Derechos Humanos del Senado inició la mañana de este miércoles la discusión que busca revocar la nacionalidad por gracia al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati Andrello.

A dicha instancia no llegaron los integrantes de Chile Vamos, Jacqueline van Rysselberghe (UDI) y Felipe Kast (Evopoli).

Sin embargo, la senadora Ximena Rincón (DC), impulsora de la iniciativa junto a Adriana Muñoz (PPD), aseguró que la determinación no tiene relación con los procesos judiciales abiertos contra el sacerdote italiano.

Lo anterior, ya que fue citado por la Fiscalía a declarar en calidad de imputado en una indagatoria por encubrimiento de abusos sexuales al interior de la Iglesia.

“Esta persona nacionalizada por gracia, deja de cumplir con esos estándares. Creemos que el Senado y la Cámara de Diputados debieran, en este caso, revocar esta nacionalidad por gracia y terminar su concesión”, dijo la senadora.

En tanto, el senador Alejandro Navarro se refirió a los delitos que podría enfrentar el arzobispo de Santiago: “Se ha configurado, en los hechos, una asociación ilícita de la alta jerarquía de la Iglesia Católica para ocultar la información relativa a delitos que están consagrados en nuestra legislación que son de los más reprochables que puedan existir”.

Recordemos que Ricardo Ezzati recibió en 2006 la nacionalidad gracias a Michelle Bachelet, a raíz de sus aportes en ese entonces en materia educacional.

Crédito: Claudio Medrano – Diario UChile