En un partido que parecía destinado al 0-0, un remate de Forsberg que se desvió en Akanji definió el pase de los de Janne Andersson a cuartos de final.

El duelo que, a priori, parecía el menos atractivo de los octavos de final del Mundial de Rusia 2018, cumplió su promesa. Suecia derrotó con lo justo a Suiza por 1-0 y se convirtió en el séptimo clasificado a cuartos de final, donde espera por el ganador de Colombia-Inglaterra.

A pesar de que los suizos de Viktor Petkovic manejaron la posesión de la pelota, se puede decir que el resultado fue justo, ya que los de Janne Andersson tuvieron las situaciones más claras de gol.

En la primera parte, Yann Sommer, el arquero de Borussia Mönchengladbach que completó un gran mundial, salvó su arco con una mano al desviar el remate de Marcus Berg. Pero nada pudo hacer en el complemento, a los 66′, cuando Emil Forsberg, el 10 sueco, sacó un débil remate de derecha que se desvió Manuel Akanji y se metió en el ángulo derecho de su arco.

Un gol de rebote permitió a Suecia meterse entre los ocho mejores, por primera vez desde 1994.

En la última jugada del partido, con Suiza jugado al ataque, una contra sueca dejó a Martin Olsson mano a mano con Sommer, pero Michael Lang le cometió infracción antes de que pudiera definir. Por esa falta, el suizo vio la roja y, aunque el árbitro esloveno Skomina en principio señaló el punto penal, corrigió su fallo luego de que el VAR le mostrara que el empujón había sido fuera del área.

No hubo tiempo para nada más y, con muy poco, Suecia consiguió avanzar por primera vez en 24 años a los cuartos de final. Suiza perdió el invicto que traía desde la fase de grupos (una victoria y dos empates) y se vuelve a casa.


Crédito: Claudio Medrano – Diario UChile