Un terremoto de una magnitud de 7,3 sacudió la zona montañosa en la frontera entre Irán e Irak dejando más de 330 muertos y 2 mil 530 heridos. El sismo provocó además corrimientos de tierra que dificultan las operaciones de socorro.

Un sismo, de magnitud 7,3 en la escala de Richter, sacudió la provincia iraní de Karmanshah, cerca de la frontera con Irak, dejando más de 300 fallecidos y miles de heridos.
El terremoto habría afectado a todas las provincias de Irak, aunque también se sintió en Irán, especialmente en Azgaleh, donde se están instalando tres campamentos de emergencia, y en el sureste de Turquía, donde según las autoridades no han informado sobre víctimas ni daños estructurales. La ciudad más afectada sería Sar-e Pol-e Zaham, donde la Media Luna Roja, organización de rescatistas, trabaja en el rescate sorteando los problemas de acceso a la zona, producidos por el desmoronamiento y masivo corte de carreteras.
Según han informado autoridades locales, el terremoto se sintió también en el sureste turno, frontera con Irán e Irak.
En 2003 en Bam, provincia de Kerman (sureste de Irán) un sismo mató a al menos 31 mil personas y la ciudad quedó casi totalmente destruida.


En abril de 2013, se produjeron dos sismos en Irán, con unos días de diferencia, de magnitud 6,6 y 7,7, el más fuerte en ese país desde 1957. Dejaron una cuarentena de muertos en Irán y otros tantos en el vecino Pakistán.
En junio de 1990, un sismo de magnitud 7,4 en Irán, cerca del mar Caspio (norte), causó 40 mil muertos y más de 300 mil heridos, y dejó sin hogar a medio millón de personas. En unos segundos, una superficie de 2.100 km2, donde había 27 ciudades y 1.871 pueblos repartidos por las provincias de Ghilan y Zandjan, quedó devastada.
*Por RFI

Crédito: Diario Uchile