Choferes y mecánicos de la caducada compañía denuncian que no han firmado ningún anexo de contrato con la nueva concesionaria de transporte público, por lo que temen ser despedidos sin derecho a indemnización.

Cerca de mil quinientos trabajadores de la empresa de transporte público Alsacia se encuentran en la total indefensión luego que, sin anexos de contrato de por medio, fueran traspasados a la compañía Express.

Este uno de marzo se terminó el acuerdo de concesión en Transantiago de todos los recorridos de Alsacia, los que fueron redistribuidos gracias a un subcontrato firmado por Express, sin embargo, los trabajadores no habrían suscrito ningún documento legal que proteja sus años de antigüedad con la anterior administración.

El dirigente de la Confederación Nacional de Trabajadores del Transporte de Chile (CONATRACH), Octavio Cantero, precisó que se está reuniendo a los choferes, mecánicos y administrativos afectados para presentar una demanda conjunta ante tribunales laborales.

“Ellos debieron habernos finiquitado y contratado de nuevo, entonces por eso estamos luchando. Aparate de eso, Alsacia era el Troncal uno y Express el cuatro, incluso pintaron los antiguos buses celeste y blanco, de color naranja con blanco, por lo que ni siquiera deberíamos estar circulando. La gente está preocupada porque si los para un carabinero y pide el padrón de circulación, dice celeste con blanco, y el parte lo asume uno”, afirmó.

Hace un tiempo, un grupo de trabajadores de Alsacia denunció la irregular situación contractual en la que se mantienen a la Dirección del Trabajo. El organismo aplicó multas, pero los ejecutivos de la caducada empresa de transporte público, no resolvió dicho problema de fondo.

Hernán García, conductor por cerca de 14 años en la empresa, indicó que existe temor por su futuro laboral, entre las personas afectadas. Sumado esto a los despidos que ha efectuado la empresa contra quienes se organizaron y presentaron denuncia ante la inspección del Trabajo.

“Hay mucha gente, entre las que me cuento, que se siente como rehén, ya que la empresa no quiere desvincularnos y pagar indemnización, donde ellos dicen que van a volver a licitar. La gente quiere seguir trabajando, pero sin perder los años laborales, entonces el temor es de que manera nos van a perjudicar. Tiempo atrás, un grupo de conductores denunció las irregularidades a la inspección del trabajo, los cabecillas fueron todos desvinculados cuando supieron en la empresa el movimiento que estaban armando”, argumentó.

De las cerca de 3 mil personas que en total trabajaban para la operadora Alsacia, alrededor de 1.300 de ellas fueron despedidas al caducarse su concesión en Transantiago en febrero pasado.

Choferes de buses principalmente han protestado en el Ministerio de Transportes por la situación contractual en la que se encuentran, sin embrago, no han tenido respuesta positiva que solucione la irregularidad.

Crédito: Rodrigo Fuentes – Diario UChile