Una nueva y álgida jornada de protestas en Valparaíso coronó los dos últimos días marcados por el ingreso de Carabineros a la sede del Sindicato N°1 de Estibadores y el atropello de tres personas por parte de un civil. Por su parte, el Gobierno responde por primera vez al llamado de las autoridades regionales y se reunió con los portuarios este martes.


Después de los incidentes ocurridos durante este lunes en la ciudad de Valparaíso, los trabajadores eventuales del Terminal N°1 ratificaron la radicalización de sus reclamos. Este martes se cumplieron exactamente 32 días desde el inicio del paro; sin embargo, las últimas horas han estado marcadas por el ingreso de Carabineros a la sede del Sindicato N°1 de Estibadores, además de un atropello repentino por parte de un civil.

“Dos personas fueron atropelladas por un vehículo particular. Ambas personas fueron trasladadas al hospital Van Buren para constatar sus lesiones. Se trata de doña Daniela Belén Lizama Alfaro, de 24 años, y don René Javier Camacho Cáceres, de 23 años, ambos dados de alta”, comentó el intendente de la región de Valparaíso, Jorge Martínez, en una conferencia de prensa realizada este martes por la mañana.

En Radio y Diario Universidad de Chile nos comunicamos con Antonio Vides, vocero del sindicato, quien se mostró indignado por el allanamiento de Carabineros a la sede del sindicato, según manifestó, sin autorización. Además, dejó entrever la facilidad con la que los efectivos que custodiaban la zona dejaron pasar al vehículo protagonista del atropello; aunque Martínez, en repuesta a esto, aseguró que el conductor se entregó voluntariamente y que hoy pasaría a control de detención.

El dirigente del sindicato y rostro visible de la protesta, Pablo Klimpel, brindó también sus descargos frente a estos hechos en un video que circula en redes sociales y en donde comentó el saldo del allanamiento del día de ayer: 20 detenidos; puertas, ventanas y otros enceres destruidos.

Pese a todo esto, aseguró Antonio Vides, las negociaciones en el Terminal Pacífico Sur continúan varadas en una sola propuesta por parte de la empresa concesionaria: un préstamo de 350 mil pesos y una gifcard de 200 mil. Esto, por supuesto, significó el detonante para la radicalización del movimiento, al que también, aseguró, se sumaron trece puertos a nivel nacional.

La cobertura que ha recibido el paro en los últimos días ha sido abrumadora, sobre todo por el riesgo que corren las celebraciones de año nuevo en el puerto. Referente a esto, Vides no dudó en destacar que la lucha ha sido constante todo el tiempo. “Tuvimos que radicalizar el movimiento y se nos empezó a abrir las puertas”, enfatizó, “cuando pusimos el cartel de que si los portuarios no tenían navidad, Valparaíso no iba a tener año nuevo, la historia cambió y todos los medios llegaron”.

Por otro lado, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, convocó también a las 11 horas de este martes a una conferencia de prensa que reunió a diversos líderes políticos de la región, e insistió nuevamente a la empresa concesionaria “a dejar atrás la intransigencia y poner por delante los derechos de la ciudad por sobre los intereses específicos”.

Frente a esto, Klimpel recalcó el rol municipal del alcalde y cuestionó los dichos de la ministra Cecilia Pérez, quien instó al alcalde Sharp a “poner a disposición su liderazgo”. Klimpel fue tajante en remarcar la responsabilidad política del Gobierno central en este conflicto, cuyas luces, al igual que las que colorean el cielo porteño la noche de año nuevo, parecen estar a punto de apagarse.

Al respecto, Vides señaló que no es la intención del movimiento boicotear las celebraciones de fin de año, aunque aseguró que algunos miembros del movimiento lo tienen contemplado, debido a la baja de turistas que existe por estos días en el puerto. Poco después del mediodía, se confirmó también que Pablo Klimpel, después de reunirse en el Congreso con las autoridades locales, fue citado para este martes por la tarde en el Ministerio del Trabajo. Hasta el momento, no se tienen mayores antecedentes de este encuentro.