En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, Juan Carlos Quezada, vocero de la Unión Portuaria Comunal Penco-Lirquén, reiteró la necesidad que los trabajadores puedan acceder al beneficio de las pensiones por gracia y criticó al Gobierno por la nula respuesta a sus demandas.

Un grupo de trabajadores portuarios se encuentran movilizados, algunos desde hace ya 11 días, liderados por la regional del Bío-Bío, luego de no llegar a acuerdo por la asignación de pensiones de gracia para el sector, pese a la última oferta realizada por el Gobierno de entregar 200 nuevos cupos asignados por distribución geográfica, lo que fue rechazado por los trabajadores.
Incluso, en la jornada de este jueves se registraron barricadas en el puerto de Coronel, en medio de estas manifestaciones, las que terminaron con diez detenidos luego de enfrentarse con efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros.
En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, Juan Carlos Quezada, vocero de la Unión Portuaria Comunal Penco-Lirquén, reiteró la necesidad de que se entreguen estas pensiones de gracia para el sector portuario y que se respeten los requisitos acordados en 2012 para que los trabajadores puedan acceder a este beneficio.
El dirigente portuario señaló que están conscientes del impacto económico que este paro ha generado, el que se calcula en más de 200 millones de dólares, no obstante criticó que el Gobierno, al parecer, no esté preocupado de revertir esta situación.
“Nosotros como trabajadores somos afectados más directamente pero por voluntad propia. Sabemos de las pérdidas trementa que tiene la región, sabemos del perjuicio que hay hoy día al estar todos los terminales parados, pero parece que el Gobierno no ha tomado el mismo peso que estamos tomando nosotros”.
Quezada señaló que los trabajadores portuarios del norte, centro y sur están a la espera de lo que el Ejecutivo les pueda plantear respecto de las pensiones de gracia, y aseguró que seguirán movilizados hasta que sus demandas sean atendidas.
“Nosotros somos los primeros en saber dónde estamos parados, en qué industria estratégica estamos parados. Nosotros los trabajadores no somos enemigos de nadie y menos del país, pero las demandas de los trabajadores cuando no son escuchadas nos llevan a hacer este tipo de movilizaciones”.
Finalmente, en las últimas horas empresarios agrícolas y forestales también criticaron lo que califican como “nulo accionar” del Gobierno para acercar posiciones con los trabajadores portuarios y así poner fin a la paralización de actividades, de la cual se consideran “rehenes”.

Crédito: Gonzalo Castillo – Diario UChile