publicidad-webypunto-300x250

Trabajadores y especialistas cuestionaron el proyecto evaluado por la Unidad de Fiscalización del Ministerio de Transportes. “La solución es que se entregue un servicio digno”, advierten los expertos.

La Unidad de Fiscalización del Ministerio de Transportes evalúa implementar cámaras de reconocimiento facial para evitar la evasión en los buses, que alcanza el 31,4 por ciento.

Según indicó la jefa de esta área, Paula Flores, a La Tercera, se haría necesario implementar tecnología para frenar la evasión y una empresa envió una propuesta con estas características.

Este mecanismo funcionaría captando las facciones de los pasajeros que pasan frente al validador y, en el caso de los evasores, generaría un catastro para luego reportarles una multa.

De implementar este tipo de sistema, señaló Flores, tendría que coincidir con un cambio en el medio de pago que se implementaría durante los próximos años.

El presidente del sindicato de Subus, Boris Guerrero, dijo que este tipo de propuestas no tendrían un buen resultado y más bien sería un despilfarro de recursos.

Para el dirigente gremial la única manera de enfrentar la evasión es invertir en zonas pagas cerradas, similar al sistema de metro, y elevar la calidad del servicio.

En tanto, el periodista de la Universidad de Chile y autor del libro Transantiago, la capital indignada, Claudio Garrido, afirmó que se trataría de una medida invasiva.

Explicó que desde 2012 a la fecha se ha enfatizado en el control de la evasión y, a la vez, se ha delegado el problema a las empresas, lo que en realidad ha aumentado este fenómeno.

“La solución es que se entregue un servicio digno a los usuarios para que tenga sentido pagar ese costo, pero en 10 años el Transantiago no ha cumplido con la calidad del servicio que ofrecieron”.

El periodista agregó que es tal el desconocimiento de las autoridades sobre el funcionamiento del transporte que pretenden implementar esta medida en los tótems cuando la evasión se produce por todas las puertas de los buses.

Aunque la implementación de cámaras en los buses no es nuevo, este plan de reconocimiento biométrico si sería una novedad para cursar multas por no pago.

El Gobierno ha admitido que la evasión sigue siendo un problema para mejorar el sistema. Lo cierto es que el costo del transporte en Chile es uno de los más caros en la región y el nivel de evasión sigue aumentado.

Crédito: Natalia Figueroa – Diario UChile