publicidad-webypunto-300x250

 

La violencia de género, la marginalidad, el comercio sexual, la muerte y la religiosidad popular, entorno a seis mujeres, son los temas que aborda esta exposición, que está abierta hasta el 11 abril, en el Archivo Nacional.

 

 

Sólo quedan algunos días para visitar la muestra “Las “malportadas”: crimen y devoción en el norte de Chile, en el Archivo Nacional, que aborda la vida de seis mujeres dedicadas al comercio sexual en el norte de Chile, cuyas trágicas muertes las transforman en personajes de devoción popular. Montaje que estará a disposición del público, hasta el 11 de abril, en el Archivo Nacional, ubicado en Miraflores 50.

La exposición está basada en la investigación de la académica Lilith Kraushaar, y curada por Francisca Marticorena, encargada Archivo Mujeres y Géneros del Archivo Nacional. Al respecto, Emma De Ramón la subdirectora del Archivo Nacional, explica que: “La exhibición da cuenta de esa dualidad que ha concebido la sociedad –y muchas veces nosotras mismas– sobre las mujeres: aquellas que son desaforadamente sexuales y las otras que son santas y semidiosas, quienes conceden favores a las personas que se los piden”.

Las Adrianitas, Botitas Negras, Juanita Guajardo y Leydi Torrealba comparten historias que hablan del crimen, la violencia de género y la discriminación que vivieron en Iquique, Antofagasta, Calama y Copiapó. Fotografías, archivos judiciales, diarios y videos construyen un dialogo entre su hallazgo, identificación y clasificación, y su posterior resignificación como figuras de culto.

 

“Estos registros no vienen a mostrar una escritura de la violencia, en la cual se intenta castigar, acallar y matar aquello que no se puede detener: la pasión de estas mujeres migrantes que se resistieron a ser controladas. Precisamente en esta escritura se devela la obligatoriedad de contemplar aquellos que no queremos ver, el horror, la caída, el caos en que estos crímenes fueron realizados”, comenta Lilith Kraushaar, quien investigó estos fenómenos de religiosidad popular, entre 2008 y 2012, a través de un trabajo etnográfico y de archivos.

 

La académica registró –en Iquique, Antofagasta, Calama y Copiapó– imágenes de los altares asociados a las figuras de estas mujeres asesinadas, y los relatos acerca de sus historias de vida y muerte relacionadas al culto y a los milagros que se les atribuyen. A través de este trabajo buscó develar las intersecciones sociales de lo apreciado como marginal, moral y mágico en las mujeres asesinadas y resignificadas como santas populares.

 

En ese sentido, la muestra exhibe no sólo la mirada de la policía y la prensa, sino también la que realiza el mundo popular. Los altares dan cuenta de los rituales de quienes solicitan algún intercambio de estas figuras mágicas, un intercambio continuo material e inmaterial reflejado en regalos, rezos y diálogos.

 

 

 

Más informaciones

Unidad de Comunicación y Ciudadanía