Los beneficios tributarios del cual se benefician, por ejemplo, la banca y el retail por las deudas no pagas, sería una de las principales razones por la que crecen los montos y las personas que no tienen capacidad de cancelar créditos.

Uno de cada 3 chilenos mayores de 18 años tiene un saldo financiero que no puede pagar.

Esa es una de las principales conclusiones que se extraen del informe “Deuda Morosa” que dio a conocer, este miércoles, la Universidad San Sebastián junto a Equifax, empresa dueña de Dicom.

El estudio correspondiente al segundo trimestre de 2019, revela que el 34,4 por ciento de los adultos residentes en el país registra algún tipo de compromiso financiero no finiquitado.

El decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Sergio Mena, manifestó su preocupación por el aumento del endeudamiento de los chilenos y, a la vez, por la inexistencia de políticas para evitar que principalmente los jóvenes tengan acceso a créditos de la banca y el retail, incluso, no teniendo capacidad de pago.

“Tenemos 4,5 millones de morosos en Chile. Desde la perspectiva del monto, estamos viendo que crece un 12 por ciento la mora promedio de los chilenos, que representa un tercio de las personas de Chile. Tenemos que revisar con detención el acceso que las casas comerciales entregan a los jóvenes de 18 años que no necesariamente pueden hacer frente a la deuda que se les entrega”, aseveró.

El informe, que abarca hasta el mes de junio de este año, indica que los tramos de las personas mayores de 60 años muestran el mayor crecimiento con un siete por ciento, mientras que el promedio de la mora de los mayores de 70 años creció un 15,1 por ciento.

El decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Sergio Mena, alertó sobre esta constante. El fácil acceso al crédito que también tienen los adultos mayores, principalmente en el retail y cajas de compensación, quienes, debido a sus bajas pensiones, se han visto obligados a contraer un compromiso financiero el cual no pueden solventar.

Sobre el tema del endeudamiento de los chilenos se refirió el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Precisó que el acceso al crédito no es malo, siempre y cuando se tenga capacidad de pago.

“El endeudamiento en sí no es malo, con las actuales tasas es una oportunidad. Nosotros a lo que hemos llamado siempre es que haya un endeudamiento responsable, en relación a la capacidad de pago, y eso es responsabilidad de los que dan el crédito como los que reciben. Valoramos que haya gente que tenga oportunidad de adquirir bienes o una vivienda a tasas históricas más bajas. Es una buena noticia, no mala”, argumentó.

Al respecto, el coordinador de la Red Expertos en Deudas, Benjamín Jordán, aseveró que no existe ninguna ley o reglamento que restrinja la facilitación de créditos por parte de la banca o el retail a personas que no pueden pagar, debido a que la legislación tributaria beneficia a dichas entidades.

Según el abogado, existen garantías para que las financieras que emiten créditos puedan descontar del impuesto a la renta las millonarias cantidades que se les adeuda. Por eso -aseveró- se insiste con las repactaciones, donde al final los montos finales pueden multiplicarse.

“Mientras más alto sea la cantidad adeudada, se pague o no se pague se descontará del impuesto a la renta debido a las garantías tributarias que existen. Evidentemente esto es un incentivo perverso, pero también lo genera el interés financiero que no paga IVA. En consecuencia, en Chile aumentar las dificultades financieras es un negocio para estas instituciones, en la medida de que, a mayor aumento, más es lo que se puede descontar de impuestos, y también más de lo que se puede cobrar de seguros por incobrabilidad que, muchas veces, comprende la carga anual equivalente de estos, por ejemplo, avances o superavances”, subrayó.

Benjamín Jordán agregó que, a raíz de esto, tampoco en Chile pueden ocurrir crisis financieras como la ocurrida en los Estados Unidos con las hipotecas subprime en 2008. Ya que –precisó- en el país del norte la burbuja crediticia inmobiliaria hace quebrar a las instituciones involucradas. A diferencia de acá, donde los bancos y el retail se benefician descontando sus impuestos por el sobreendeudamiento y no pago de sus clientes.

Desde la Fundación Sol, en tanto, calificaron como “muy preocupante” las cifras del nuevo informe de junio de 2019. “La otra cara de los bajos salarios que se pagan en Chile. La caja negra del Modelo chileno”, manifestaron desde la entidad.

Crédito: Rodrigo Fuentes – Diario UChile