Marco Arellano: “El tema principal para nosotros es no meter la implementación de esta Constitución en un congelador”

El convencional de la comisión de Normas Transitorias respaldó la idea de que el presidente dicte decretos con fuerza de ley para la aplicación de la nueva Carta Magna. Además, cuestionó la opción de una tercera vía para el plebiscito de salida.

Será a las 23:59 horas de hoy martes que concluirá el plazo para que los convencionales de la comisión de Normas Transitorias ingresen indicaciones respecto de las disposiciones que propusieron las diferentes comisiones temáticas para avanzar de la actual a la nueva Constitución, en caso de ser ratificada en el plebiscito de salida.

Entre las ideas que se están barajando destaca, por ejemplo, la opción de que el presidente de la República dicte decretos con fuerza de ley adecuatorios (DFLA) en materias relativas a la administración del Estado, como una medida para agilizar el tránsito constitucional.

Esto, luego que el contralor Jorge Bermúdez diera a conocer esta propuesta en la comisión la semana pasada y que, de alguna manera, reforzó el ministro Segpres Giorgio Jackson tras plantear una “Comisión de Implementación de la Nueva Constitución”.

Sin embargo, esta iniciativa no ha caído bien en todos los sectores e, incluso, ha generado reparos desde el propio Parlamento. De hecho, el presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS), sostuvo que “en toda democracia quien legisla es el Congreso Nacional y, por tanto, no se le puede pasar por el lado. Es ahí donde se expresa la diversidad de la sociedad chilena. Por lo tanto, creo que debe legislarse a través de leyes y no a través de decretos”.

En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, el convencional de la Coordinadora Plurinacional y miembro de la comisión, Marco Arellano, dijo que si bien ha habido avances sobre la discusión de las indicaciones, enfatizó que “el tema principal para nosotros y otros colectivos es no meter la implementación de esta Constitución en un congelador”.

En ese sentido, consideró que los DFLA “tiene algunas ventajas respecto a la implementación en general porque establece responsabilidad política. Cuando uno le establece un plazo de dos años al Parlamento para implementar una ley, puede no hacerlo y básicamente no pasa nada y no hay responsabilidad alguna”.


En cuanto a los dichos del presidente del Senado, Arellano consideró que “si bien en cierto aspecto manifiesta puntos correctos, la disposición política que ellos han manifestado es precisamente no darle bajada a lo que estamos estableciendo en la nueva Constitución y eso es algo que la ciudadanía no puede permitir, es contrario a las demandas populares que exigen cambios rápidos, que sean visibles”.

Respecto a la entrada en vigencia del nuevo Congreso de Diputadas y Diputados y de la Cámara de las Regiones, planteó que, pese a que las conversaciones en la comisión siguen en curso, la posición de la colectividad es que al menos el órgano que reemplazará al Senado comience sus funciones en 2025, cortando así el mandato de los parlamentarios recientemente electos. “Yo entiendo la preocupación de los senadores de durar en sus cargos ocho años, pero nuestro trabajo no es cuidarle la pega y los beneficios que tienen actualmente”, afirmó.

Por otra parte, se refirió a los dichos de la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, quien expresó que “el plebiscito tiene las opciones de Apruebo y Rechazo. Ese es el camino trazado, no hay más”, desechando la idea de un “Plan B” propuesto por un sector de Chile Vamos en caso de ganar el Rechazo a la nueva Constitución.

En ese sentido, Arellano comentó que “es bastante curiosa esta discusión porque nosotros durante el ejercicio de este proceso le hemos pedido al Poder Legislativo ayudarnos en ciertas materias, pero no hubo quorum y lo que se planteó desde el inicio por el poder constituido es que este proceso inició con ciertas reglas que se tienen que respetar de principio a fin”.

“En virtud de que algunos senadores, parlamentarios que están perdiendo algunos privilegios respecto a esto, manifiestan ahora mañosamente una tercera opción en el fondo para darle más posibilidad electoral al Rechazo. Ellos han estado en el poder más de 30 años y jamás han demostrado una disposición para democratizar la Constitución del ’80 y ahora que se acerca una coyuntura electoral plantean modificar todas las reglas que ellos mismos han defendido desde el inicio”, criticó.

Crédito: Natalia Palma – Diario UChile

 

Salir de la versión móvil