Presidente Macron y Marine Le Pen pasan a segunda vuelta en Francia

Como ha ocurrido en otras ocasiones, la izquierda no ha dudado en llamar a votar contra la ultraderecha, es decir, por Macron. Con matices, lo hizo el candidato Melenchon (“ni un voto para Le Pen”) y dirigentas como Anne Hidalgo y Valerie Pécresse.

Con una ventaja exigua, pero con el apoyo inmediato de la izquierda, el presidente de Francia Emmanuel Macron ha pasado a la segunda vuelta de las elecciones junto a la líder de la ultraderecha, Marine Le Pen. El resultado le permite, según todas las estimaciones, esperar con confianza el balotaje fijado para el próximo domingo 24 de abril.

Según muchos análisis, la elección de hoy no solo era importante para los ciudadanos con derecho a voto en Francia, sino también para el mundo, debido al crecimiento de la derecha radical en distintas partes del orbe. Sin embargo, Marine Le Pen no ha sobrepasado su desempeño de elecciones anteriores y tiende a ponerle techo a la opción de voto de su sector.

Siguiendo la tradición inaugurada por el socialista Lionel Jospin, quien marchó al día siguiente de ser derrotado en la primera vuelta de 2002 junto al derechista Jacques Chirac para detener la opción del padre de la actual candidata, Jean Marie Le Pen, las dirigentas de izquierda Anne Hidalgo y Valerie Pécresse se adelantaron a pedir el voto para Macron en la segunda vuelta. Con apenas un matiz, el candidato Jean-Luc Mélenchon ha dicho que “ni un voto para Le Pen”. De este modo, en Francia se ha ensayado de antemano el cordón sanitario a la extrema derecha.

De todos modos, Mélenchon estuvo muy cerca de desplazar a Le Pen en el balotaje. Los últimos conteos dan a Macron un 27,6; a Le Pen un 23,0 y al candidato de la izquierda un 22,2.

En su discurso tras conocer los resultados, Macron solicitó a los franceses detener a la extrema derecha. “Invito a todos, incluidos aquellos que no votaron por mí en la primera vuelta, a que nos apoyen”, dijo.

Complacer al populismo y la xenofobia, eso no es Francia“, sostuvo. “Nada está decidido”, agregó, al tiempo que pidió a sus seguidores no “escatimar esfuerzos”.

Por su parte, Marine Le Pen prometió este domingo que “restaurará el orden en Francia”. “El próximo día 24 se juegan dos visiones de la sociedad, la de la división y el desorden o la de la unión de los franceses en la justicia social y la protección. Todos los que no han votado a Macron están invitados a sumarse a esta unificación”, señaló.

Al cabo de esta jornada, los análisis en Francia se dividen entre el alivio por la derrota de la extrema derecha en el país y la preocupación porque esta opción se ha mantenido electoralmente estable y competitiva en los últimos comicios. De todos modos, la ciudadanía tendrá la última palabra el domingo 24.

Crédito: Diario UChile

Salir de la versión móvil